Bienvenidos un día más al blog de Mecánica Curiel, como ya sabréis somos una empresa que lleva activa desde hace más de 45 años en el sector del decoletaje, los mecanizados y los montajes de precisión, por lo que contamos con una amplia experiencia, que nos ha hecho ir mejorando y perfeccionando cada vez más todos los servicios que ofrecemos.

En nuestro blog, encontraréis una gran cantidad de información y de artículos sobre nuestra empresa, pero en el nuevo artículo de hoy queremos hablaros un poco sobre la historia del decoletaje, con tal de que veáis cual es su evolución.

 

Los orígenes del decoletaje

Aunque parezca mentira, y penséis que el decoletaje es una técnica novedosa, no es así, ya que desde principios del siglo XVII, ya se utiliza el decoletaje. El primero en utilizar esta técnica fue Claude Joseph Ballaloud, un joven relojero que se fue de la ciudad en la que había nacido para aprender y perfeccionar la técnica del decoletaje.

Al regresar a su ciudad, con la técnica del decoletaje mejorada, empezó a enseñar a otras personas a utilizarla, como por ejemplo a los agricultores y a los artesanos de la zona, con tal de mejorar la calidad de vida de su ciudad, por lo que el trabajo de corte y el decoletaje se empezó a expandir rápidamente.

Hasta entonces, el decoletaje siempre se utilizaba para crear piezas de relojes, en la Escuela Real de Relojería, pero a finales del siglo XIX con la aparición de nuevos sectores, como el automovilístico, el de la electricidad y la telefonía, el decoletaje se empezó a abrir a nuevos sectores y cada vez eran más las personas que utilizaba esta técnica.

En los años 70 la industria del decoletaje dio un gran salto gracias a la aparición de los electrodomésticos y la electrónica, y entre el año 1970 y el 1974, lo beneficios industriales se multiplicaron por dos.

 

Las etapas de la industria del decoletaje

Desde el siglo XIX hasta hoy en día, la industria del decoletaje ha ido evolucionando y  ha pasado por diferentes fases, en concreto por cuatro fases principales, los tornos manuales, los tornos de barras, los tornos levas y los tornos CNC. A continuación, vamos a conocer un poco más sobre cada una de las fases.

En primer lugar, tenemos los tornos manuales, que es la fase en la que el decoletaje era utilizado para fabricar pequeñas piezas de relojería, por lo que bastaba con utilizar tornos manuales, en segundo lugar aparecieron los tornos de barras, que son muy parecidos a los anteriores pero más grandes, con tal de adaptarse a los nuevos sectores.

En tercer lugar, el decoletaje pasó por la fase de utilizar tornos de levas, es decir que se movían por la fuerza del agua. Y ya por último, hoy en día se utilizan los tornos CNC, que se controlan digitalmente desde un ordenador.

Comments are closed.