En la actualidad, algunos fabricantes se enfrentan a complejos retos de diseño, y está claro que ambas tecnologías son válidas para resolverlos pero, ¿son realmente aliados o enemigos?

Dos tecnologías con gran presencia en muchos sectores

Los mecanizados CNC y la impresión 3D están a la orden del día, y sin duda son métodos utilizados con infinitas opciones. Pero tienen una gran diferencia.

Básicamente, los mecanizados CNC crean objetos mediante el recorte del material, mientras que la impresión 3D los crea construyendo capas en tres dimensiones. Por ejemplo, los mecanizados CNC serían como tallar un mármol para hacer una escultura, y la impresión 3D crear de cero una escultura a base de arcilla. Por lo que son acciones opuestas.

A pesar de eso, y aunque hay algunos productos que solo admiten mecanizados CNC o impresión 3D, hay otros que requieren de los dos métodos para obtener los mejores resultados.

Combinar las ventajas de cada método

Cómo ya hemos dicho, ambos procesos son válidos y en ocasiones la mejor opción es una combinación, aprovechando las distintas ventajas que nos ofrecen.

Por ejemplo, la impresión 3D es especialmente valiosa para diseños muy especializados, personalizados y pequeños, ya que permite empezar de cero e ir añadiendo capas y cambios, por lo que permite obtener una infinidad de resultados, limitada a la capacidad de la impresora. Es por eso por lo que su principal utilidad es en aplicaciones médicas y dentales.

Sin embargo, tiene una gran debilidad. Y es que puede ser antieconómica para la gran escala. Y aquí es donde los mecanizados CNC le llevan la ventaja.

Los mecanizados CNC pueden producir cantidades considerables de productos elaborados con gran precisión, una gran variedad de materiales y de manera eficiente. Por lo que los mecanizados CNC son empleados principalmente para piezas metálicas de equipos y maquinaria comercial e industrial. Es por eso por lo que en ocasiones, unir las fortalezas de la impresión 3D y las de los mecanizados CNC permite superar verdaderos retos de diseño.

Está claro que la elección del método debe depender de factores como el volumen de producción y tamaño de los productos. Pero cuando no está tan claro, significa que la mejor opción es combinar la impresión 3D y los mecanizados CNC en un mismo producto para conseguir grandes resultados.

Sin duda, ambas tecnologías están en pleno desarrollo y mejora para satisfacer las demanda cada vez más exigente del mercado, por lo que la combinación de los mecanizados CNC con este método puede ofrecer grandes ventajas, aunque aún queda mucho por recorrer.

 

Comments are closed.