Hoy en día se llevan a cabo tareas manuales de forma puntual en operaciones aisladas y con pocas piezas en el taller CNC, pero antes se realizaban prácticamente todas las acciones de forma manual.

Antes de que llegase el mecanizado NC y posteriormente el CNC, el taladro de un tubo se hacía colocando dicho tubo en la prensa de la máquina herramienta para sujetarlo, seleccionando la velocidad de rotación del taladro y activando el husillo. Manualmente se hacía la colocación de la broca en el eje, activación del eje, colocación de la pieza de trabajo debajo de la taladradora, mecanización del agujero y también el apagado del eje. Y a medida que se necesitaba mecanizar más número de piezas y llevar a cabo acciones de mecanizado más difíciles, aumentaba la fatiga de la persona y los posibles errores humanos y disminuía, por otra parte, la productividad.

El mecanizado NC ya supuso un avance en este sentido, porque hizo posible controlar la máquina herramienta por medio de la cinta perforada, la cual contenía los movimientos que hacía la máquina en lo que se refiere a los ejes de coordenadas que determinaban el movimiento de la herramienta de corte. De este modo, no era necesaria la intervención humana para que el operario pudiera hacer otras tareas y la productividad aumentaba.

¿Qué mejoras se consiguen en el taller CNC?

Cuando llega el taller CNC se obtienen muchas mejoras, ya que se automatizan muchos procesos. Estos son los beneficios que pueden aportar:

  • Mejora la automatización si lo comparamos con el control numérico sin ordenador. Esto significa que todo funciona de forma automatizada menos cuando es necesario en casos puntuales, como puede ser para la reparación o el trabajo de prototipos. Aumenta la productividad porque las máquinas pueden funcionar las 24 horas en el taller CNC.
  • Más consistencia y precisión de las piezas, porque las máquinas CNC tienen especificaciones de precisión y repetibilidad increíbles y pueden hacerse muchas piezas de trabajo idénticas.
  • Más flexibilidad; Son máquinas herramientas que se controlan por un programa de ordenador y puede hacerse un mecanizado nuevo que contenga pequeños cambios de un trabajo anterior guardado, pudiendo hacer adaptaciones rápidas de cualquier pieza.
  • Más seguridad; Como hay una interacción mínima del operador con la máquina en casi todos los movimientos en el taller CNC hace que se produzcan menos accidentes laborales. El operario ya no tiene que intervenir para el cambio de cabezales, paro de un movimiento o la carga de material.

El mecanizado del taller CNC permite hacer prácticamente de todo y de forma automatizada, aunque la tarea del operario es necesaria para algunas operaciones como las comprobaciones de medidas y ajustes para que la máquina CNC siga funcionando.

Comments are closed.